Tiempo inánime fue mi trabajo final del Máster en Arte Contemporáneo que realicé en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra. Consiste en una serie de 6 fotografías digitales tomadas en la sala de autopsias del Hospital de Conxo en Santiago de Compostela. Estas fotografías van acompañadas de una pieza sonora que evoca la vanidad de nuestros anhelos y deseos.

La intolerancia que predomina en nuestra actitud hacia la muerte provoca que ésta se erija como el principal tabú de nuestra sociedad, desbancando al sexo. El momento de la muerte ya no es propiedad exclusiva de uno mismo, como sucedía en el pasado, pasa de ser algo solemne a un fenómeno puramente técnico debido a la paulatina disminución de los cuidados del moribundo pautados por el equipo sanitario que lo atiende cuando las probabilidades de cura se esfuman. La medicina ya no nos enseña cómo hay que morir, transforma la muerte en una alteridad total.